Tarta esponjosa de fresas y nata

porcion fresas y nata

Esta tarta es una delicia, esponjosa, suave, nada empalagosa… en fin que en casa le hemos puesto un 10. A todos nos ha gustado mucho, no celebrábamos nada en especial, bueno si… que nos reuníamos la familia comer y eso…, eso ya es importante.

Es una tarta muy versátil tanto sirve como postre, como merienda, seguro que repetimos y la receta muy sencilla.

porcion fresas y nata

Ingredientes:

  • 1 yogur
  • 1 medida del vaso de yogur de aceite de girasol
  • 2 medidas del vaso de yogur de azúcar moreno
  • 3 medidas del vaso de yogur de harina
  • 3 huevos L
  • 1 sobre de levadura (de 15 o 16 gr)
  • 250 ml de nata para montar
  • 1 bandeja de fresas (500 gr)
  • azúcar glas
  • mermelada de fresa

Preparación:

Primero que nada preparemos el bizcocho:

En un bol añadimos el azúcar y los huevos uno  detrás de otro para que se integren bien, batimos unos 7 minutos hasta que haya doblado el volumen y quede una masa esponjosa. a continuación añadimos el yogur y el aceite en forma de hilo, seguimos integrando los ingredientes hasta que queden bien emulsionados.

A continuación, añadimos a los ingredientes húmedos los ingredientes secos: la harina y la levadura tamizadas. Nos ayudamos con unas varillas manuales y vamos integrando la harina poco a poco, no de golpe.

Volcamos nuestra masa en un molde de la forma que queráis, yo utilicé uno redondo de 23 cm. y quedo bien para luego cortarlo en dos mitades. Para cocerlo podéis utilizar papel de horno o bien enharinar el molde.

Cocemos nuestro bizcocho base 35 minutos a 180°C con calor arriba y abajo y dejando el bizcocho en la segunda rejilla contando de abajo hacia arriba.

Lo sacamos y dejamos reposar hasta que esté frío, mientras montamos la nata y troceamos las fresas en forma de láminas que añadiremos en la mitad del bizcocho para crear el relleno. Acordaros de guardar unas cuantas fresas para decorar la parte de arriba del bizcocho.

La nata yo la monto añadiendo un poco de azúcar glas, porque pesa menos, pero no mucho, no me gusta la nata muy dulce, echo unos 10 gramos y si queréis podéis añadir un poquito de sobre de cuajada a razón de un cuarto de paquete cada 250 ml de nata. Otro truco que también utilizo es montarla fría, es decir, la tenía en la nevera desde que la compré.

Cortamos por la mitad nuestro bizcocho frío y untamos la base con mermelada de fresa, luego añadimos nuestras fresas ya laminadas y por último añadimos una capa de nata montada.

Tapamos con la otra parte del bizcocho y espolvoreamos con azúcar glas. Añadimos nuestras fresas cortadas en forma de pico y con ayuda de una manga pastelera la decoráis con la nata que os sobre a vuestro gusto.

y a disfrutar de esta estupenda tarta.

tarta fresas y natatarta esponjosa fresas y nata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *