“Solo el mediterráneo se salva de las lluvias”, comentaba hoy «el hombre del tiempo», y yo digo… ¿se salva?, pero si nos hace una falta… desde la última semana de agosto que apenas llueve, alguna llovizna que ni siquiera moja el suelo. Con lo que llevamos dos meses sin que refresque.

La verdad es que a mí la lluvia me encanta, ese fresco al respirar, esa brisa en la piel, y es curioso que aunque nací y crecí aquí, digamos que tengo tendencia a un clima cantábrico, lluvia, verde, prados, frío… veranos suaves…, en fin, que en mí se cumple el dicho popular de «uno quiere lo que no tiene«.

Hoy, os dejo con un bizcocho bien rico, estupendo para esas tardes de mantita y café, llevando una fina capa en el tope y en medio de crema con un saborcito a café, muy sutil y agradable. Espero que lo disfrutéis tanto como nosotros.

Antes que nada, vas a necesitar dos moldes de entre 15 y 17 cm, yo los compré de LIDL, son de buena calidad y a buen precio. Si los quieres comprar, suelen salir ofertas de repostería habitualmente, con lo que no te será difícil dar con ellos.

bizcocho cafe y nueces

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 175 gr de mantequilla ablandada.
  • 175 gr de azúcar moreno.
  • 3 huevos.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 175 gr de harina con levadura.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 2 cucharadas soperas de café.

Para el glaseado:

  • 100 gr de mantequilla blanqueada.
  • 200 gr de azúcar lustre.
  • 9 mitades de nueces.

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180ºC y engrasa los moldes.
  2. Mezcla con unas varillas el azúcar y la mantequilla hasta conseguir una mezcla ligera y esponjosa.
  3. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien entre cada adición.
  4. Agregamos la vainilla, añadimos una cucharada de café y seguimos batiendo hasta que vemos burbujas en la superficie.
  5. Vamos incorporando poco a poco la harina tamizada y repartimos la masa entre los dos moldes por igual.
  6. Alisamos la superficie con una espátula y horneamos de 20 a 15 minutos, hasta que los bizcochos estén dorados y flexibles al tacto y ya sabéis, también podéis utilizar el truco de la brocheta.
  7. Vamos con el relleno: batimos la mantequilla con el azúcar lustre  hasta que creemos una masa cremosa, incorporamos la otra cucharada de café, yo añadí otra más porque soy una enamorada del café.
  8. Extendemos la mitad de la crema de mantequilla sobre el lado plano de un bizcocho y cúbrelo con el otro. Repartimos por encima el resto de crema de mantequilla.
  9. Por último, decora con las nueces.

bizcocho cafe y nuecesbizcocho cafe y nueces